5 pasos para dejar de sentirte estancado con tu empresa

«Llevo años con mi empresa y estoy estancado, ¿qué puedo hacer?».

Ser consciente de que la evolución de la empresa se ha estancado no siempre es sencillo, suele llegar de la mano de problemas, falta de liquidez o cierto desencanto por parte del autónomo o empresario. Nos metemos en el día a día, activamos el piloto automático, apagamos fuegos y no nos detenemos a analizar ni dónde está situada nuestra empresa ni hacia dónde queremos ir. Esto es más común de lo que imaginamos y un asunto que en la mayoría de las ocasiones detectamos en González Abogados y Asesores.

La causa de este estancamiento puede ser diferente según el caso. Detrás puede haber un miedo a hacer cambios, el no saber diseñar una estrategia de crecimiento y por supuesto, el conformismo y la desidia.

Igual que al analizar los datos y el funcionamiento de un negocio se puede proyectar una expansión o crecimiento, otras veces, es necesario dar un paso atrás, entrar en «modo supervivencia»: despedir a personal, recortar gastos, recobrar las riendas y marcar nuevas metas que nos permitan relanzarnos más adelante con más fuerza.

Detenernos a estudiar la estructura y funcionamiento de un negocio puede evitar una muerte segura, ya sea porque nos va a conducir a la ruina o a un éxito que no somos capaces de asumir. Sí, esto último es importante y no siempre somos capaces de actuar a tiempo. Tener más volumen de trabajo del que podemos abarcar puede dar pie a ofrecer un mal servicio, lo que nos llevará a una crisis de reputación y, por ende, a la pérdida de clientes. La ambición o engañarnos con que somos capaces de manejar la situación con tal de seguir ingresando puede dar al traste con un proyecto empresarial en el que hemos invertido recursos y esfuerzos. Se pone de manifiesto el famoso refrán de “pan para hoy, hambre para mañana”.

¿Qué hacemos en González Abogados y Asesores para ayudar a empresas estancadas?

1.- Sentarnos contigo y que compartas con nosotros tus sensaciones sobre tu negocio. El estrés, la frustración, o la desidia, son grandes indicadores de que algo no va bien.

2.- Analizar la estructura de tu empresa. Es necesario conocer los recursos humanos y materiales con los que cuentas para desarrollar la labor empresarial. En esta etapa, hay veces que se hace necesario implementar una auditoria de Recursos humanos en la que se analiza si las funciones y responsabilidades están correctamente distribuidas, si todos los puestos son necesarios, si hay empleados sobrecargados o si hay alguno que está desatendiendo sus tareas en detrimento de la organización general. Revisar el organigrama es algo que haremos en este punto. En los negocios familiares o unipersonales solemos encontrar que los propietarios tienden a no delegar y bloquean de esa forma los procesos de crecimiento y evolución.

3.- Los números, esos a los que tanto os cuesta enfrentaros con una mirada fría y objetiva, presentan una fotografía clara de la situación de la empresa. Gracias a ellos encontraremos gastos innecesarios, masa salarial, pagos recurrentes de financiaciones o qué producto o servicio es el más rentable y en el que deberíamos enfocar los esfuerzos. Aquí encontramos una información muy valiosa que bien analizada nos marcará también parte del nuevo camino que debemos tomar y los cambios necesarios.

4.- Una vez disponemos de todos los datos llega el momento de la evaluación y de definir una nueva estrategia para ayudarte a conseguir tus objetivos. Disponer de un mapa que te indique hacia dónde vas, y en qué sentido, te aportará seguridad y claridad a la hora de tomar decisiones y actuar en consecuencia. No desaparece la incertidumbre en su totalidad, pero sí gran parte de ella.

5.- Te acompañamos en ese proceso de transformación y en la implementación de nuevos protocolos. Si debes recurrir a negociaciones con el personal, a despidos o nuevas incorporaciones, a renegociar con los bancos o revisar los aplazamientos con Hacienda, nos pondremos en marcha.

Todo este proceso suele llegarnos de la mano de nuevos clientes que recurren a nosotros por estar insatisfechos con su asesoría anterior. Quizá, durante años, solo se han limitado a presentarles los impuestos sin captar sus auténticas necesidades. Descubrimos que se han endeudado solicitando préstamos para recursos para los que hay disponibles subvenciones públicas y que han realizado un gasto innecesario.

Por todo ello, si consideras que estás bloqueado/a, que no sabes cómo seguir, qué camino elegir, si dar un paso hacia delante o un paso hacia atrás, llámanos sin compromiso y hablamos.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.