Cómo hacer tú mismo una auditoría de Recursos Humanos

Recientemente, en el blog, tratábamos la importancia de analizar distintos indicativos de nuestra empresa para fijar un rumbo claro y evolucionar hacia él. Uno de los puntos que debería contemplar este estudio pormenorizado es una auditoría de Recursos Humanos. También se puede hacer de manera independiente. De hecho, somos de los pocos despachos en Canarias que contamos con todas las herramientas para su ejecución. La información que se desprenda de este informe nos ofrecerá una valiosa fotografía sobre la organización, productividad, eficiencia y satisfacción del equipo. Además, se propondrán cambios o acciones para mejorar sus dinámicas y, por tanto, los resultados y beneficios en la cuenta de resultados.

Puede parecer que este tipo de estudios están reservados a grandes empresas, pero no es así. Las medianas y pequeñas empresas que no cuentan con departamento propio de recursos humanos suelen experimentar un mayor crecimiento tras pasar por este proceso. Los cambios que experimentan son evidentes, ya que, normalmente, cuando un autónomo o un pequeño empresario tiene que estar pendiente de la marcha de su negocio no se detiene a hacer este tipo de ejercicio engullido por la actividad y los retos del día a día. Si quieres intentar hacer tú mismo este análisis te damos algunas pautas que deberás tener en cuenta. Si prefieres que nos encarguemos nosotros y lo hagamos de una manera amplia y exhaustiva ofreciéndote un claro plan de acción, llámanos sin compromiso.

 

Un equipo bien organizado, con tareas asignadas de manera equitativa y motivado se convierte en uno de los más importantes activos de una empresa. Para obtener un diagnóstico claro e implementar mejoras hay que tener en cuenta algunos factores básicos:

1.- Gestión del talento

En ocasiones, personas muy válidas disminuyen su rendimiento porque están llevando a cabo tareas en las que se sienten limitadas y no pueden expandir su potencial, o todo lo contrario: su puesto de trabajo le viene grande y no es eficaz en la función que desempeña. Conocer las fortalezas y flaquezas de cada miembro del equipo nos ayudará a reasignar tareas y que cada una de las personas que lo forman den lo mejor de sí mismas lo que repercute en ellas, en todo el equipo y en la organización en general.

2.- Recursos adecuados

Hay veces en las que el trabajo no se desarrolla de la manera correcta por falta de recursos y herramientas. Procedimientos lentos, falta de programas informáticos, o carencia de materiales necesarios para el desempeño de una función pueden frenar el trabajo de un departamento o equipo. Detectarlo es crucial para desbloquear los problemas que se pueden ocasionar. Una pequeña inversión puede repercutir en un gran beneficio.

3.- Evaluar la comunicación interna

Es curioso que cuando llevamos a cabo una auditoría de Recursos Humanos detectamos a menudo que hay un corte en el flujo de comunicación interna de la que debería disponer todo el mundo. Si la empresa tiene un objetivo, una necesidad o unos procedimientos, estos deberían conocerlos todos los miembros del equipo. El desconocimiento de información relevante por parte de los trabajadores puede ocasionar malentendidos o que no se sientan valorados. La comunicación entre los departamentos también es algo que hay que analizar.

Esta comunicación debe ser también de abajo hacia arriba. Un trabajador puede ofrecernos un punto de vista clave que no estábamos viendo sobre trabas que no permiten crecer a nuestra empresa, ideas nuevas que implementar e incluso información sobre nuevos servicios que podríamos ofrecer. Observar, transmitir con claridad necesidades u objetivos y escuchar atentamente nos ayudarán a mejorar.

4.- Definir las funciones de departamentos y trabajadores

Parece una obviedad, pero no lo es. Cuando las funciones no están bien delimitadas, cuando un trabajador no sabe dónde empieza o acaba su función, no rinde plenamente. La confusión en este tipo de asuntos puede provocar graves consecuencias como que se queden tareas sin hacer o tareas duplicadas. Definir y delimitar las funciones y competencias de departamentos o trabajadores dará como resultado un desempeño más fluido y eficiente de la actividad.

5.- Revisión de salarios

Revisar los salarios es más que necesario. Un trabajador puede salirnos muy caro o muy barato según su rendimiento y aportación. Alguien que se está dejando la piel en la empresa, al que le gusta su trabajo, podría querer irse porque considera que su retribución no se corresponde con el esfuerzo que vuelca en su puesto y podríamos perder un talento muy valioso. Por otra parte, un trabajador que actúa como «una ameba» puede crear malestar en sus compañeros o generar un ambiente tóxico. Detectar unos y otros casos serán claves para el buen desarrollo de las funciones del equipo humano y para tomar decisiones.

El objetivo de una auditoria de recursos humanos es recopilar datos que podamos analizar y que nos lleven a unas conclusiones que nos ayuden a tomar relevantes decisiones sobre gestión. Adoptar medidas nos permitirá mejorar el funcionamiento de nuestra empresa.

Si te decides a llevarla a cabo en solitario cuenta con que deberás emplear tiempo en ella y tratar de ser muy objetivo, observar tu organización empresarial desde fuera. Si prefieres que lo hagamos nosotros y nos encarguemos de valorar otros puntos cruciales y fundamentales, llámanos y consúltanos sin compromiso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Abrir chat
Hola, evita esperas y escríbenos directamente por WhatsApp, ¿En qué podemos ayudarte?

Share This

Copy Link to Clipboard

Copy